Opinión Gamer

Saint Seiya: Sanctuary Battle (Opinión Gamer)

30
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

 

Caballeros del Zodiaco es de esas series que marcaron época. Inspirado en el manga homónimo creado por Masami Kurumada, las aventuras de los jóvenes guerreros nos ha deleitado a lo largo de casi 27 años en el mundo de la televisión y los videojuegos.

La incursión de Caballeros del Zodiaco a las consolas llegó prácticamente de la mano del ánime, por allá a finales de los 80’s. El problema es que la mayoría de estos títulos no salieron de Japón, territorio que cuenta con una cultura “gamer” muy diferente a la occidental. La tendencia se mantuvo y no fue sino hasta el PlayStation 2 que empezamos a ver juegos oficiales de Caballeros del Zodiaco para nuestra región.  El primero fue Saint Seiya: The Sanctuary, título de peleas enfocado en la saga de las Doce Casas Doradas. En 2007 vimos un juego similar, pero inspirado en la saga de Hades (en realidad, hasta la parte en la que Hades se apodera del cuerpo de Shun).

Esta generación de consolas no podía pasar por alto el legado de Caballeros del Zodiaco y es por esto que a finales de 2011 fue lanzado en Japón Saint Seiya: Sanctuary Battle en exclusiva para PS3.

Cuando todos los fanáticos de la serie dábamos por hecho que el juego no saldría de territorio nipón, ¡oh sorpresa! Anunciaron una versión para occidente.  Así fue como, después de mucha espera, los fanáticos de Caballeros del Zodiaco en nuestra región tuvimos la oportunidad de ponerle  las manos encima a Saint Seiya: Sanctuary Battle (Gracias, Bandai).

Empecemos por lo más importante. Caballeros del Zodiaco es un juego dirigido especialmente para los fans de la saga. Si les gustó la serie, independientemente de la calidad del juego, lo deben tener en su colección. Saint Seiya: Sanctuary Battle es una oda a la saga de las Doce Casas, recreando fielmente la cruzada de Shiryu, Hyoga, Ikki, Shun y Seiya contra los Caballeros Dorados.

Eso sin mencionar que el juego cuenta con una espectacular galería de imágenes en las que podemos ver las figuras de acción de los Caballeros del Zodiaco (sí, esas mismas por las que suspirábamos cada navidad y cumpleaños y nunca llegamos a tener), además del modelado de todos los personajes que aparecen en la saga de las doce casas. Sin duda, un llamado a la nostalgia a todos los que crecimos con la serie.

Pero hablemos propiamente del juego. Saint Seiya: Sanctuary Battle es un beat em’ up en el sentido estricto de la palabra. Como no hubo una versión oficial para Latinoamérica, los diálogos vienen en japonés, aunque todo se encuentra subtitulado al español (admítanlo, a todos nos gusta más escuchar a Seiya decir “Pegasus Ryu Sei Ken” en vez de “Meteoro de Pegaso”).

Pese a estar ambientado en la saga de las Doce Casas Doradas, el equipo de desarrollo modificó ligeramente la historia con tal de extender las horas de juego y prácticamente dividió los niveles en tres partes: sendero entre cada Casa Dorada, subjefe (generalmente un Caballero de Plata y/o Caballero Negro) y jefe (Caballero dorado).

La inconsistencia de Saint Seiya: Sanctuary Battle reside en su sistema de combate, algo que se ve reflejado en las peleas a lo largo de los senderos entre Casa y Casa. Estos están plagados de soldados de clase baja del Santuario, que  en realidad no son más que una sucesión de enemigos genéricos que salen por oleadas y a los que tendremos que eliminar para poder avanzar. En este aspecto podremos dar golpe débil, golpe fuerte, realizar el poder especial de cada caballero (lo cual nos consumirá parte de nuestra barra de “cosmos”) y activar el séptimo sentido, que no es más que ralentizar los ataques de los enemigos para poder anticiparnos a sus ataques, elemento clave al momento de enfrentarnos a los Caballeros Dorados.

Salvo las peleas contra los Caballeros Dorados, los otros combates no exigen la implementación de alguna táctica. Solo bastará con oprimir botones sin ningún parámetro y de vez en cuando activar el séptimo sentido para anticiparnos a los movimientos de los caballeros de plata y/o caballeros negros.

La cosa cambia radicalmente cuando enfrentamos a los Caballeros Dorados. Cada uno tiene sus habilidades y estilo propio, bien sea enfocado al combate cuerpo a cuerpo y/o ataques a distancia. En ese sentido, tendremos que analizar a cada Caballero para determinar cuál es la mejor forma de enfrentarlo, eso sí, explotando en la medida de lo posible nuestro séptimo sentido y esperando invocar la ayuda de Atena para propinar un golpe certero a nuestro enemigo.

Las peleas son recreadas tal y como ocurren en el ánime: Seiya contra Aldebarán, Shun contra Géminis, Shiryu contra Máscara de Muerte y así sucesivamente. Cada batalla cuenta con sus animaciones (muchas de ellas tomadas y mejoradas de los juegos de PlayStation 2) y diálogos similares a la serie.

A medida que vayamos avanzando de nivel nos bonificarán con puntos de experiencia que podrán ser utilizados para mejorar nuestras habilidades de combate, bien sean los ataques especiales, el cosmos, resistencia, ataque, entre otros.

Más allá de la historia, Saint Seiya: Sanctuary Battle es un título con alta rejugabilidad, dado que cuenta con modo de “misiones” en el que podremos escoger a todos los Caballeros que salen en el juego (Dorados, incluido Aioros de Sagitario, Marin de Águila y Shaina de Ofiuco), en el que recorreremos los mismos escenarios por los que transitaron los caballeros de bronce, solo que esta vez sin ninguna historia de fondo y con el único propósito de eliminar todo lo que se nos aparezca en frente.

Pero no se confíen por el simple hecho de haber escogido un Caballero Dorado. Todos empiezan con un nivel casi igual al de los de bronce y los puntos de experiencia son los que ayudarán a que realmente logren el infinito poder que profesan en la serie.

Como lo mencioné al principio, Saint Seiya Sanctuary Battle es un juego que todo fanático de la serie debe tener en su colección. Es un título que apela a la nostalgia y lo logra con creces. Desde que se pone el disco en la consola y suena el intro (Pegasus Fantasy) el juego nos  transporta a esas épocas en las que disfrutábamos del ánime en nuestras casas y soñábamos con algún día portar una armadura… de hecho, sigo esperando que ese día llegue.

Calificación: 7/10

Autor: Dnarino 

Más contenido gamer:

  • The Legend of Zelda + Dragon Ball = Epic Fanart

    40De vez en cuando me encuentro con ilustraciones que no son sólo geniales, sino que me reflejan perfectamente mis gustos. Así me pasó cuando vi el fanart de Shadow of the Colossus estilo Studio Ghibli, y así me pasa ahora cuando veo esta ilustración que fusiona The Legend of Zelda y Dragon Ball llamada Flying…

  • Medias gamers para esta Navidad

    20  Llega la navidad, los villancicos, el arbolito y por supuesto los regalos. En América Latina es usual que pidamos los regalos al niños dios y éste los deje debajo del árbol de navidad. En Estados Unidos, además de poner los regalos debajo del árbol, es una tradición colgar medias con los nombres de cada…

  • Poster de la película de Shadow of The Colossus por Kenneth Eathon

    30 Antes de que se emocionen (como me pasó a mí) deben saber que esto es trabajo hecho por un fan y no una película real :’(. KennethEaton, usuario de deviantart, se hizo la pregunta “¿Qué tal si Studio Ghibli hiciera la película animada de Shadow of the Colossus?”. El resultado fue este maravilloso poster que nos…

  • Encuentro con Big Daddy por GAVade

    30 Gavin Hargest, alias GAVade, es un talentoso artista digital que desde que vio a Big Daddy de Bioshock supo que tenía que dibujarlo. Esta espectacular ilustración estuvo en el sitio oficial de Bioshock , tras ser posteada en uno de sus foros, donde recibió numerosos elogios. Los que realmente nos sorprende es el detalle de…

  • Figuras de acción de los juegos de Atari 2600

    150 ¿Se acuerdan de los juegos clásicos de Atari 2600 como Pitfall y Keystone Kapers? ¡Volvieron en forma de figuras de acción!  Los personas de algunos juegos clásicos de Activision para el Atari 2600 cobraron vida en forma de figuras gracias al coleccionista de juguetes Dan Polydoris, quien en un ataque de nostalgia decidió tomar algunas…